Centros de Costos por Departamento.

Cuando la dirección general de alguna empresa nos solicita tomar el control de los gastos de manera detallada por departamento para la toma de decisiones, nos ponemos a la tarea de analizar con el departamento Administrativo el control de cada uno de ellos. En el 90% de las veces, los reportes que ellos nos entregan contienen la lógica contable que obedece a una estrategia fiscal; características como que la nómina es un gasto administrativo y que dentro del control de gastos forma una bolsa, es decir, meten a todo el personal (sin importar departamentos o rangos) en el mismo concepto (salvo raras excepciones en donde la detallan por área operativa, rango u otra especificación).

Digamos que todo el control actual ha funcionado, es correcto y sirve de alguna manera para tomar decisiones (no sabemos si sin acertadas o no); pero, ¿Qué pasa cuando se tienen que tomar decisiones más complejas?

Hasta el momento todo funciona normal, y de hecho, alguna solicitud extra a lo acostumbrado parecería sacada de la manga del consultor solo para darse a notar; la situación se complica cuando buscamos entender el costo de un departamento completo. Es hora de desglosar diez, quince, veinte o más de las bolsas comunes que están controladas de manera contable-administrativa cada uno con los gastos generales como en el caso de la nómina.

La primera vez que me tocó fue en un restaurant. Se necesitaba tomar ciertas decisiones de compra y venta, e incluso, cambio de configuración arquitectónica. La pregunta era clara: ¿Cuánto me están costando los lagos?

Era necesario tomar el detalle los gastos y desglosarlos a su unidad más básica, verlos de manera operativa y poder administrar por “Centros de Costos”. Empezamos por la bolsa de nómina, (en este punto se tiene que entender el organigrama, la naturaleza de operación de un lago, personal para plantas, para animales, mantenimiento de bombas de agua, zootecnistas, agrónomos, etc.) dándonos un panorama más amplio de las siguientes bolsas, con esto los gastos fueron acomodándose como de bajadita no solo para el “centro de costos lago”, sino para el resto ya que como al acomodar fichas de un rompecabezas, fuimos dando figura monetaria nueva a cada actividad.

Después de la división en donde más de una vez se tuvo que separar de manera porcentual, obtuvimos los centros de costos completos, por gastos operativos y listos para su control diario, semanal, mensual, etc. Pudiendo ahora planear un presupuesto de gastos y tomar decisiones no solo de mantener el lago, sino de saber cuánto cuestan cosas como un cajón más de estacionamiento, la contratación de una persona más para la zona de cortes, un ayudante para lavar loza, etc.

Terminamos la el estudio dejando un control estadístico con los ingresos proyectados para cada actividad (como agregar un platillo más) y su repercusión esperada por centro de costos. Las decisiones ahora pueden ser planeadas, lineales y obedecen a una estrategia más allá que solo ser un presentimiento o un “yo creo, yo pienso, yo me imagino” al que se está acostumbrado en algunas compañias. En Gesemco tenemos la misión de hacer que las cosas sucedan, pero con una planeación clara para la toma de decisiones.

A manera personal y para cerrar este Post, quiero decir que es mi primer entrada en blog, por lo que me interesan mucho sus comentarios, puntos de vista, y si es que fue de su agrado, compartan con sus amigos. Gracias.

Visita la página: gesemco.com.mx

Visita el perfil de facebook: gesemcomexico

Anuncios

Instructivo para besar a Alina.

¿Recuerdas esa primera vez que nos besamos? Lo sé, no fui un caballero totalmente, pero las ganas involuntarias me llenaron completo y obligaron a acercarme y a intentar lo logrado en aquella noche.

Si eh de escribir la manera correcta para besarte, y con correcto me refiero a la mejor forma de hacerte sentir bien, sentirte plena, sentirte cómoda; tendría que decir que es la siguiente:

Te miro, tu piel es blanca es suave y me gusta mucho cuando se sonroja, y cuando no también, siento esa preámbulo que me obliga a imaginar el beso, es perfecto y cuando siento que no lo es tanto, me doy un tiempo para que lo sea; ¿de qué manera puede ser tan perfecto?, pienso y me imagino miles de respuestas. En ocasiones me volteas a ver y preguntas que pienso, pero caray, si te digo que estoy imaginando un beso perfecto contigo me tildas de pervertido o algo semejante con tu sincero sentido de moralidad del que también me eh enamorado.

En la imaginación trato de que siempre sean dulces, una vez más, tan dulces como tu forma de ser. Por un momento sé que puedo contener estas ganas de comerte, de servirte como mi desayuno o como mi cena y solo me resigno a que sea dulce, tierno, y demuestre lo sincero que ciento.

Te miro nuevamente, esos labios finos, delgados; podrás pintarlos del color que sea, podrás ponerles siempre el color que prefieras, son perfectos por que tu eres perfecta; algunas veces son en rojo carmesí, están fuertes y me dicen una presencia fuerte de la dama que los porta, son sinceros son bellos. En otras son más claros, resaltan tu piel clara como tu alma, como sé que es tu ser, blanco y libre.

Tus mejillas son rojizas, la mayoría de las veces se ponen más rojizas con el pasar el rato algunas veces son medibles, otras besables y en algunas más, solo son para admirar por lo hermoso y bellas que reflejan la luz o la tonalidad iluminativa.

Lo más resaltado (no confundir con que el resto no es hermoso) son tus ojos, grandes. Te puedes dar cuenta que son perfectos por que la parte blanca de globo ocular es blanca, pura, lo perfecto que el café come en un contorno redondo trazado y bien logrado por la creación. Las pestañas son puertas bien definidas, tienen un remate siempre angulado entre las de arriba y las de abajo. Tus lentes, lejos de ser una inperfección, junto con tus cejas siempre delineadas complementan un cuadro maravilloso que al compás de tus expresiones, mantienen tu personalidad tal cual la conocí.

La definición es casi completa, tiene mucho que ver con el momento, puede que te haya comentado algo feliz, o que estemos en una separación de opiniones, o peor aún, que estemos en un momento de una fina discusión sobre nuestro futuro.

Ahora la incógnita es: ¿Con abrazo o sin él?, una vez más influye tanto el momento. En lo personal creo que lo mejor siempre es cuando se da con abrazo, aún que si no va con abrazo incluido es porque la situación es relajada y en dicho caso, se tiene una relación más cálida cuando se cuenta con la relajación, sin la obligación de ser tan protocolarios, como levantarse y de más.

Tengo definido el abrazo, el beso y siento las ganas, unas ganas puras de tenerte cerca de abordar a tu ser, de tocar por una fracción de tiempo tu cara, tus sentidos y con ello tu alma.

Coloco mi mano en tu mejilla, con toda mi mano puedo tomar tu cara por su mejilla; suave, no quisiera lastimar ni por un instante alguna parte de tu cuerpo; y me acerco. De momento es despacio, ligero. Me detengo algunos milímetros antes de tocarte y dejo a tu elección si es que continuamos (aplica algunas veces ya que en algunas otras, soy yo quien obliga el beso) y tu respondes en casi todas ellas.

No puedo y no quiero decir como es estar besándote, la misión de esto es solo decir como lo logro y no quiero que nadie sepa cómo es besarte. Solo diré que por ese instante, corto o largo, eres mía, soy tuyo y los dos nos fusionamos en las ganas de estar cerca uno al otro, de sentir algo más que la piel de nuestras manos que casi siempre van tomadas cuando caminamos, algo más que tu calor corporal en un abrazo que nos damos varios, algo más que un simple rose de palabras que siempre tenemos. Entonces en ese instante puedo sentir su aroma, pero más importante, siento su estado de ánimo, tú ser, tus humores, tus ganas y tú calor corporal interno por decir solo algunas de las sensaciones.

Te quiero, y quiero que esta necesidad y procedimiento para besarte, que algunas veces es corto como en dos segundos y algunas otras es lago de minutos o de horas, o días cuando no nos vemos, siga siendo un lindo momento de mi vida.